Radio Master 89.9 Mhz

Resistencia, AR
29°
Despejado
16h17h18h19h20h
29°C
28°C
26°C
22°C
21°C

Ximena Giménez: «Usé este repertorio como una rehabilitación»

Su labor con la Orquesta Romántica Milonguera y la Guardia Nueva la distinguió en las milongas, pero el trabajo propio le hizo recuperar registros vocales ideales para un disco con otro concepto de lo clásico.

“A mí me llama mucho la sensación corpórea al elegir los temas, y si bien hay temas que me encantaban, me decía ¿cómo hago esto? ¿Cómo canto ‘La vi llegar’? Si encima no hay una versión femenina con la cual identificarme, y al final fue el mejor que hice”, cuenta Ximena Giménez. La cantante –ex Orquesta Romántica Milonguera- acaba de lanzar su primer disco solista, Un infierno, que presentará este jueves 24 a las 21 en el mítico Marabú (Maipú 365).

Habitué de las milongas, Giménez reconoce en ellas la inspiración para este disco y el repertorio –de clásicos del circuito, que no siempre coinciden con los clásicos del género- sale de esas pistas. Pero a diferencia de su trabajo en la Romántica o en otras agrupaciones (como la Guardia Nueva) o shows, esta vez llevó los temas a su propio registro vocal, que es el de una soprano. “Cuando empecé a hacer este disco venía de ser una sesionista que recibía las canciones y los tonos y eso me dañó un poco”, explica. “Siempre canté agudito, fui soprano, pero de repente tenía que cantar como una mezzo y se me formó un agujero en la parte media de mi registro, entonces usé este repertorio como una rehabilitación”, continúa.

El camino solista es la otra pata importante de este proyecto. Tras un comienzo en ese rol, pero dentro del folklore, años atrás, su vínculo con el tango la llevó a transitar por distintas formaciones. Pero la necesidad de armarse camino propio se imponía. “Tenía ya un repertorio importante dando vueltas y apareció la posibilidad de tirarse a la pileta y tomar las riendas de mis propias fechas, de armar un equipo de trabajo propio, hacerme cargo”, repasa. “Siempre era todo de acuerdo a los músicos y necesitaba poner en práctica las ideas que tengo”, plantea. De fondo se cuelan los temas de Cadícamo, de Discépolo y otros.

Aunque el disco es de sonido eminentemente clásico, recientemente la cantante había coqueteado con búsquedas más vanguardistas del tango, con elementos electrónicos y hasta traperos. Es el caso de “Milonga de la resurrección”, donde comparte la autoría con Kin Kin. “Es que a mí me gusta toda la música, no hay música que no me gusta o de la que no saque algo para mí, entonces en cuarentena me puse a experimentar mucho con programa de grabación: en ese tema todo lo que escuchás está hecho por mí”, revela. Bases, sampleos, voces. “Capaz en algún momento vuelve ese proyecto, que no tenía ningún tipo de pretensión, pero que me nace, me viene y ahí queda”, suelta. “En algún momento voy a fusionar las dos cosas, porque a mí me encanta lo tradicional y me encanta lo disruptivo, los sonidos electrónicos, sintéticos”. Si en las fusiones encuentra la exploración y lo disruptivo, ¿qué le queda a lo tradicional que plasmó en Un infierno? Giménez lo define en una palabra: “disfrute”.

Fuente: Pagina 12

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias