Radio Master 89.9 Mhz

“Se reían y uno dijo, ‘le rompí toda la jeta’”: una testigo detalló la actitud de los rugbiers tras el ataque

Los ocho imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa ingresaron a los tribunales de Dolores. Comienza la parte forense del juicio

10:13 Hs
HOY
Ranno afirmó que entre 4.45 y 5 AM del 18 de enero de 2020 (“puedo precisar el horario porque es cuando tengo que sacar la basura”) escuchó un murmullo y miró hacia la Avenida 3.

“Ahí vi un grupo de gente que estaba contra las rejas del súper. Pensé que estaban borrachos y que querían romper un vidrio, algo que pasa habitualmente en enero en Gesell. Volví a trabajar y a los segundos escuché pasos muy fuertes, llamativamente fuertes, en la arena. Me volví a asomar y vi un chico que venía casi trotando. De atrás lo seguían como ocho y diez chicos. Lo primero que pensé fue que los de atrás eran una patota que perseguían a los de adelante para dársela”, recapituló.

“‘Pará, espéranos’, le decían. Ellos no me vieron pero yo a ellos sí. Y los escuché: se venían riendo y festejando. Estaban contentos. ‘Le rompí toda la jeta’, dijo uno”. En ese momento, la testigo miró hacia Silvino y Graciela Báez Sosa y les pidió perdón a los padres. “Esto debe ser muy doloroso”, les dijo

Al igual que en la causa, Ranno comprometió a Máximo Thomsen al dar características que coinciden con él la noche del crimen. Lo describió como “sacado”, “fuera de sí”. “Iba con la cabeza baja y los puños cerrados y haciendo este sonido”, mientras la testigo golpea el piso con sus pies”. También identificó a Matías Benicelli como quien corría atrás, “el de rodetito”.

09:51 Hs
HOY

Andrea Fabiana Ranno, la empleada del Hotel “Inti Huasi”, quien “avistó la fuga de los acusados y dio aviso a personal policial” según el expediente, también arribó a la sala. Tomó asiento poco antes de las 10.

Los rugbiers ya se encuentran en sus asientos, hoy con sus bocas cubiertas por barbijos.

09:05 Hs
HOY

Llega el abogado defensor Hugo Tomei y su defensora adjunta Emilia Pertossi, junto a los fiscales Gustavo García y Manuel D’Avila.

Fuentes judiciales confirmaron a Infobae que once testigos declararán finalmente en la jornada, tras una lista original de 22. D’Avila le ofrecerá una explicación a los jueces sobre el cambio en la lista.

También llegó Sergio Viollaz, padre de Ayrton, uno de los ocho acusados y Tomás D’Alessandro, el amigo de Fernando que declaró en la segunda jornada. Será la tercera fecha del proceso que presenciará.


08:12 Hs
HOY
El convoy del SPB para trasladar a los rugbiers (Ezequiel Acuña)
El convoy del SPB para trasladar a los rugbiers (Ezequiel Acuña)
Hoy a las 7:53, los ocho rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa ingresaron a los tribunales en medio del operativo de rigor del SPB para la quinta jornada del juicio en su contra.

Este viernes se espera que declaren doce testigos, entre ellos los agentes y peritos que participaron del allanamiento y la detención de los imputados.

Además, declarará Julia Semsey, la dueña del chalet que alquilaron los rugbiers en Villa Gesell, ubicado a solo 300 metros del lugar donde ocurrió el ataque; y Andrea Fabiana Ranno, la empleada del Hotel “Inti Huasi”, quien “avistó la fuga de los acusados y dio aviso a personal policial” según documentos de la causa.

08:11 Hs
HOY
Cómo viven los padres de los rugbiers el juicio por el asesinato de Báez Sosa
Cultivan un perfil bajo y esquivan a los medios. Del escrache tras su primera visita al penal de Dolores a la expectativa por las declaraciones durante las últimas jornadas del debate

Ayer jueves, Marcos Pertossi bajó de su auto y apuró el paso con el celular posado en la oreja. Entró al kiosco ubicado en la esquina la calle Belgrano al 100, a media cuadra de los tribunales de la ciudad de Dolores donde su hijo y sus siete cómplices son juzgados por el crimen de Fernando Báez Sosa. Allí, compró una gaseosa. Aunque intentó camuflarse bajo la visera, las gafas de sol y el barbijo, al salir del comercio, varios periodistas y cámaras de televisión lo rodearon. El hombre decidió no frenar. Apoyó una mano sobre la otra y, con los codos a la altura de los hombros, fabricó una barrera e ingresó a los empujones al Palacio de los Tribunales. No tenía interés en responder preguntas.

Fuente: Infobae

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias