Radio Master 89.9 Mhz

Resistencia, AR
22°
Tormenta
3h4h5h6h7h
21°C
21°C
20°C
20°C
19°C

El líder supremo de Irán culpa a una “conspiración” de Estados Unidos por la reciente ola de protestas contra el régimen

El ayatolá Ali Khamenei señaló sin ninguna evidencia que la “peligrosa” movida de Washington fue “destruida por el pueblo”, durante una arenga a las milicias de la Fuerza Basij, utilizadas para reprimir las manifestaciones. Aunque el gobierno persa no ha dado cifras, organismos de Derechos Humanos aseguran que al menos 143 personas fueron asesinadas desde el inicio de las movilizaciones dos semanas atrás

El líder supremo del régimen de Irán, ayatolá Ali Khamenei, aseguró este miércoles que la ola de protestas recientes en su país es fruto de una “conspiración” de Estados Unidos, sin aportar evidencias para sostener sus declaraciones, según ha reportado la prensa estatal persa.

Teherán está recién comenzando a reconocer la escala de las demostraciones, que comenzaron el 15 de noviembre luego de una fuerte suba en el precio del combustible y en el contexto de protestas similares en el vecino Irak, pero el gobierno aún no ha dado cifras oficiales sobre el alcance de la represión.

Khamenei lanzó su acusaciones contra Estados Unidos durante un discurso ante miembros de la fuerza Basij, un grupo paramilitar de voluntarios que pertenece al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, recientemente designada como organización terrorista por parte de Washington, y cumple este miércoles 40 años.

Frente a los milicianos, el líder supremo aseguró que el pueblo iraní había frenado “una muy peligrosa y profunda conspiración que costó mucho dinero y esfuerzo”. Luego celebró el trabajo de la policía, la Guardia Revolucionaria y la fuerza Basij por “involucrarse y llevar a cabo su tarea en una confrontación muy difícil”.

Miembros árabes de la Fuerza Basij en septiembre de 2019 (AFP)
Miembros árabes de la Fuerza Basij en septiembre de 2019 (AFP)

Los miembros de la fuerza Basij suelen ser enviados a reprimir protestas, vestidos con ropa de civil y montando motocicletas.

Khamenei, figura central del régimen iraní que tiene la última palabra en todos los asuntos del estado, describió luego a las protestas como orquestadas por la “arrogancia global”, término que suele usar para referirse a Estados Unidos. Así, señaló que Washington vio el aumento de precios de los combustibles como una “oportunidad” para desplegar a sus “tropas”, pero “la movida fue destruida por el pueblo”.

Mientras el líder supremo lanzaba su arenga, el legislador iraní Hossein Naghavi Hosseini anunciaba el arresto de más de 7.000 personas durante las últimas protestas, citado por el portal Entekhab, uno de los primeros reportes sobre el alcance de la represión.

Mientras que el ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, señaló el martes durante una entrevista con la prensa iraní que “unas 500 personas” habían intentado tomar el edificio de la televisión estatal persa. También indicó que unas 20.000 personas habían participado de las demostraciones, provocando daños en 50 estaciones de policías, 731 bancos y 70 gasolineras en todo el país.

Manifestantes contra el régimen movilizados el 16 de noviembre (AFP)
Manifestantes contra el régimen movilizados el 16 de noviembre (AFP)

Más allá de este estos números, aún no hay cifras oficiales sobre el total de muertos, heridos y detenidos durante las manifestaciones y la represión encarada por el gobierno. Para la organización de Derechos Humanos Amnistía Internacional, hasta el momento se han registrado 143 muertes, número que ha sido rechazado por Teherán. El mismo Fazli dijo que “individuos han muerto por cuchillazos, disparos de escopetas e incendios”, sin dar una cifra.

El 16 de noviembre, un día después del inicio de las protestas, el régimen bloqueó el uso de internet en todo el país para limitar el contacto con el mundo exterior, lo cual ha dificultado aún más determinar la escala y duración de las manifestaciones. Al momento se ha restaurado la red para uso en hogares y oficinas, pero el internet en teléfonos celulares sigue inaccesible.

La situación económica de Irán se encuentra en su peor momento tras el rápido deterioro de las condiciones y la fuerte suba en el costo de vida iniciado en 2018 luego de que Estados Unidos volviera a imponer duras sanciones sobre el país, que incluye fuertes restricciones a la venta de petróleo, principal producto de exportación. Estas medidas coercitivas, que causaron estragos en décadas anteriores, habían sido levantadas en 2016 tras firmar el acuerdo nuclear entre la comunidad internacional e Irán, del cual el presidente estadounidense Donald Trump se retiró dos años después.

En este contexto, la repentina suba de los precios del combustible golpeó con fuerza en la economía de los 80 millones de iraníes, que se enfrentan también a un creciente desempleo e inflación.

Fuente: Infobae

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias