Radio Master 89.9 Mhz

Resistencia, AR
23°
Despejado
4h5h6h7h8h
23°C
23°C
24°C
24°C
24°C

El año en el que Boca «ascendió por decreto» con la ayuda de River

La historia de una de las chicanas más populares del fútbol argentino, con la palabra del periodista especializado en historia del fútbol Oscar Barnade. La Asociación Argentina de Football, la Federación Argentina de Football y la AFA. ¿Cuándo fue el «ascenso por escritorio»? ¿Cuándo se jugó el primer Superclásico y quién lo ganó?

Este domingo El Monumental será el escenario de una nueva edición del Superclásico del fútbol argentino, en este caso por la fecha 15 de la Liga Profesional. El folklore y las chicanas están siempre a la orden del día, pero hay una de River en especial que está ampliamente instalada en el imaginario colectivo: «Boca ascendió por decreto».

¿Boca ascendió por «decreto»?
«Vos ascendiste por decreto» es una de las chicanas más comúnes con la que los hinchas de River le responden a los de Boca cuando estos les recuerdan el descenso en 2011. El hecho al que se refieren es al ascenso de Boca a Primera División en 1913, el cual efectivamente no fue por mérito deportivo, aunque la historia es más compleja y no se puede resumir en una frase tan fácilmente.

En la temporada 1912 Boca salió tercero con 16 puntos en el Campeonato de División Intermedia («la B»), donde jugaba desde su afiliación a la Asociación del Football Argentino en 1908. El campeón fue Ferro con 20 unidades —se entregaban dos puntos por partido ganado—. De esta manera, el único ascenso le correspondía a los de Caballito, aunque finalmente ascendieron todos los equipos de la segunda división e incluso también Banfield como campeón de la tercera. Es más, ese mismo año River terminó último en Primera División con tan solo 7 unidades, pero tampoco descendió.

Asociación Argentina de Football y Federación Argentina de Football
Entre 1912 y 1914 se jugaron en paralelo dos torneos de fútbol de máxima categoría del fútbol argentino. Un grupo de equipos se salió de la Asociación Argentina de Football (AAF), reconocida por la FIFA, y creó la Federación Argentina de Football (FAF). Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) y Porteño fueron los líderes de esta rebelión.

En aquel momento el estadio de GEBA, por su comodidad y ubicación, era utilizado por la Asociación como sede de los principales partidos nacionales e internacionales. Ricardo Aldao, presidente del club, viajó a Inglaterra en marzo de 1912 y consiguió la afiliación de la AAF a la FIFA (se efectivizó en julio de ese año) y que el Swindon Town inglés hiciera una gira por el país. «Desde 1904 la AAF se había asociado a la FA (la asociación inglesa de fútbol) y podía contratar equipos ingleses para que vinieran a jugar amistosos. Ya habían venido clubes como Notthingam Forest, Southampton y Everton a ‘enseñarnos el fútbol inglés'», contó en diálogo con Página|12 el periodista especializado en historia del fútbol Oscar Barnade.

La influencia británica en nuestro fútbol era enorme por aquel entonces. De hecho, fueron ellos quienes difundieron la disciplina en el país. El escocés Alexander Watson Hutton, considerado como el padre del fútbol argentino, fundó la Asociación —y fue su primer presidente—, que hasta 1911 se llamó «Argentine Association Football League»: luego sería la «Asociación Argentina de Football» y recién en 1946 adoptaría su actual denominación «Asociación del Fútbol Argentino» (AFA).

Como esa clase de partidos ante equipos internacionales se disputaban en el estadio de GEBA, Aldao quería que sus socios no paguen la entrada, algo a lo que la AAF no accedió. También estaba disconforme con el canon del 20% que recibía por la recaudación de los boletos vendidos, pues había invertido mucho dinero en refaccionar las instalaciones.

Además, como bien explica el periodista Diego Estévez en su libro «140 años del Fútbol Argentino», GEBA y Porteño, al igual que el resto de los equipos de clase media-alta, estaban en contra de las «compensaciones» —pagos— a los futbolistas, lo que fue el inicio de una etapa que luego se conocería como «amateurismo marrón», la cual finalizó en 1931 con la profesionalización del fútbol. Esto es algo que se ocurrió en varios deportes como el rugby o el tenis: para las clases altas el dinero le quitaba «la pureza y la nobleza al deporte». En cambio, los criollos de las clases más bajas no podían dedicarse a la práctica sin esos pagos.

Estos conflictos agravaron los preexistentes: «Fueron como la gota que rebalsó el vaso, porque ya había diferencias que venían de antes, por el poder, entre británicos, aristócratas y criollos populares», cuenta Barnade.

Con el torneo de 1912 ya comenzado, GEBA y Porteño deciden salirse de la Asociación y crear la Federación Argentina de Football. Los dirigentes de Porteño acusaban a la AAF de clausurar canchas que no merecían sanción, autorizar giras largas de algunos clubes y negar la suspensión de partidos a otros y poner la amistad personal por sobre los “méritos más indiscutibles”, entre otras cuestiones.

El diario La Argentina publicó a finales de julio de 1912 la carta que Porteño le envió a la AAF para comunicarle los motivos de su decisión de abandonar la entidad.
Uno de los primeros equipos en sumarse a la liga disidente fue Independiente. En 1912 el multicampeón Alumni no se presentó a jugar las primeras tres fechas y lo descalificaron. Los del Rojo criticaron que se los hubiera incluido en el torneo a pesar de que se sabía que no lo jugarían, pues en caso de no haberlos inscripto ese lugar le hubiera correspondido a los de Avellaneda, que habían salido segundos en la División Intermedia. Además, se sumaron a la rebelión Estudiantes de la Plata, que venía de ser campeón de la Intermedia de la AAF, Atlanta, Argentino de Quilmes, Kimberley de Villa Urquiza y Sociedad Sportiva Argentina. Argentinos Juniors y Tigre se unieron a la División Intermedia de la FAF.

La ruptura dejó solo 6 equipos en Primera oficial, por lo que el 18 de julio de 1912 se realizó una reunión en la sede de la AAF en Maipú 131, CABA, en la que se aprobaron varios puntos. Los partidos que se habían disputado hasta el momento fueron anulados y se dispuso jugar el torneo con las instituciones que quedaban, sin descensos. Esto evitaría que River, que luego saldría último en esa liga, perdiera la categoría.

Primeros renglones del acta oficial de la asamblea extraordinaria de la AAF del 18 de julio de 1912. (1/2)

La decisión de los ascensos fue tomada de manera unánime en la asamblea extraordinaria de la AAF del 18 de julio de 1912. (2/2)
Pero lo importante es que se resolvió que al año siguiente los siete equipos que quedaban en la Intermedia de la AAF ascendieran a Primera División directamente para sumarle equipos a la liga. Entre ellos estaba Boca: River votó a favor de que el Xeneize, entre otros equipos, ascendiera. En una asamblea extraordinaria celebrada el 10 de febrero de 1913 se formalizaron de manera unánime los ascensos y la Primera División pasó a tener 15 instituciones.

Ese no fue el único favor que el Millonario le hizo a quien con los años se convertiría en su clásico rival. En 1913 el presidente de River Antonio Zolezzi, vecino del barrio de La Boca y concejal de la Ciudad, gestionó un crédito público para que Boca pudiera construir su estadio: no La Bombonera, que comenzó a construirse en 1938, sino uno en Wilde, donde el club estuvo hasta 1916. De hecho, hay un pasaje a media cuadra de La Bombonera que lleva el nombre de este exmandatario riverplatense.

“Esto de que hubo un decreto para favorecer a Boca es folklore, chicana de River que algún periodista muy fanático lo escribió porque se le ocurrió”, afirma Barnade. La realidad es que los ascensos fueron la solución para sumar equipos a primera y no se pensaron para beneficiar al Xeneize. Además de Boca, ascendieron Ferro, Platense, Estudiantil Porteño, Comercio, Olivos, Riachuelo, Banfield (campeón de la tercera división) y se sumó a Ferrocarril Sur, que se afilió a la AAF proveniente de la Liga Ferroviaria.

El diario La Argentina anuncia la nueva Primera División de la AAF con 15 equipos. Aquí se detalla que se elegiría un club más para llegar a 16, algo que finalmente no ocurrió. (2/2)
El ascenso de River en 1906
Si nos retrotraemos en el tiempo veremos que River también tiene un ascenso extradeportivo en su haber. El club se afilió a la AAF en 1905 y se anotó en la tercera división. A pesar de haber terminado en la penúltima posición, al año siguiente se inscribió en la segunda categoría. Para ese entonces los ascensos y los descensos no estaban reglamentados y lo que hizo el Millonario estaba permitido.

Fue así que Boca llegó a Primera División, categoría a la que pertenece de manera ininterrumpida desde hace 110 años. En 1915 ambas asociaciones se pusieron de acuerdo en las negociaciones y se fusionaron. Fue el primer torneo en el que los cinco equipos que luego serían denominados «grandes» compitieron entre sí, y Racing fue el campeón. La Academia sumó el tercero de los históricos siete torneos consecutivos entre 1913 y 1919.


Ese ascenso de Boca permitió que se jugara el primer Superclásico oficial de la historia. A pesar de que según los diarios de la época el Xeneize fue superior en el desarrollo del juego, ese 24 de agosto de 1913 River se llevó la victoria por 2 a 1 con goles de Cándido García y Antonio Ameal García. El descuento fue de Marcos Mayer. Ya habían jugado un amistoso en 1908: mismo resultado, pero favorable al Xeneize con dos tantos de Rafael Pratts.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias